IES Río Trubia

1. Características del entorno escolar  

El espacio geográfico

El I.E.S. Río Trubia escolariza a alumnado procedente de Trubia y núcleos de población próximos en el municipio de Oviedo, y de los concejos de Santo Adriano, Proaza, Teverga, Quirós y Las Regueras, en este último caso en régimen de multiadscripción. Un área geográfica muy extensa, muy diferente en algunos aspectos que tienen que ver con la historia, con la orientación económica y aún con la cultura, pero, también muy semejante, sobre todo en lo que se refiere a la actual situación económica, poblacional y social.

Read More Así, diferencias en su orientación económica tradicional:

- Por un lado, Trubia, de vocación eminentemente industrial, criada y conformada desde hace más de cien años a la vera de la Fábrica Nacional de Armas, hoy Empresa Santa Bárbara Sistemas, y albergando también en su núcleo dos empresas químicas como son Química del Nalón e Industrias DOY, esta última con un importantísimo impacto medioambiental y, todas ellas, paisajístico.

- Por otro lado, el resto del área, de clara orientación agropecuaria, y más exactamente ganadera, a la que se sumó, en los casos de Quirós y de Teverga, la minera.

Las diferencias en las formas de vida generaron también diferencias en las formas de poblamiento, en la relación con el territorio e incluso, de carecer cultural o ideológico

Y, sin embargo, hoy, todo ese espacio presenta una situación sustancialmente  semejante, si no en sus causas, sí en sus efectos, de recesión económica y demográfica. Para el caso de Trubia, a partir sobre todo de los años 70, con la crisis de la industria de transformación metálica, en general, y armamentística en particular. En Quirós primero, y en Teverga después, la crisis de la minería, hoy prácticamente desaparecida en toda la comarca. Y, en toda nuestra área de dependencia, más recientemente, la profunda crisis agropecuaria, y particularmente respecto del vacuno de orientación láctea, que ha afectado a toda Asturias, sobre todo, desde el ingreso en la UE.

Pérdida de empleos, disminución de la población activa, baja renta per cápita, emigración, despoblamiento y envejecimiento, falta de perspectivas de futuro, son rasgos comunes a toda nuestra área de escolarización.

Así, la parroquia de Trubia tenía una población de 5.100 habitantes en 1930; en 1991, el distrito censal de Trubia (que además de la parroquia del mismo nombre, incluye a otras próximas) contaba ya con sólo 2.515 habitantes de hecho, 1.075 de los cuales vivían en Trubia-núcleo. En 2007, la parroquia de Trubia totalizaba 1.866 habitantes, en un descenso continuado de la población que se une a su progresivo envejecimiento: el 28´80 % de la población del distrito censal de Trubia tiene más de 65 años, alcanzando tan sólo el 11´58 % el grupo de 15 años y menos.

Por su lado, la comarca del Valle del Trubia, extendida por una superficie de 475,53 km2 , un 4´5 % del territorio regional, pertenecientes a los concejos de Santo Adriano, Proaza, Teverga y Quirós, suponía en 1900 el 2´6 % de la población asturiana; 90 años después, ya sólo significaba el 0´53 % del total regional, y el 0´40 % en 2007, habiendo perdido casi doce mil habitantes a lo largo del siglo XX, pasando de los 16.637 de 1900 a los 4.284 de 2007

Y la pérdida de población, como en Trubia, se ha acompañado de un proceso de envejecimiento continuo. Los mayores de 65 años representan más del 30 % de la población total de la comarca, frente a algo menos del 7 % de los menores de 15 años.

La renta por habitante refleja perfectamente esta situación de franco retroceso económico. Si la renta asturiana es ya de por sí marcadamente inferior a la media nacional, la del conjunto de los municipios de la comarca del Trubia es, a su vez, muy inferior a la media regional.

Y algo semejante ocurre en Las Regueras. Desde 1940, el concejo no ha dejado de perder población, desde los 4.033 habitantes de 1900 a los 2.026 de 2007, y de  envejecer: hoy  la población mayor de 65 años representa el 30,6 % de su población frente al 7,6 % de los menores de 15 años

En conclusión, nuestra área de escolarización conoce desde hace ya más de 30 años una situación de crisis generalizada en la que resulta difícil predecir su futuro económico y poblacional: ligado quizás a un posible desarrollo del turismo rural y al mantenimiento de la actividad ganadera, para el caso de la comarca del Trubia[1]; a la capacidad para atraer población residente, como barrio dormitorio, en el caso de Trubia[2]; y en el caso de Las Regueras, su futuro probablemente esté también ligado a un carácter de núcleo residencial periférico de la ciudad de Oviedo.



[1] Por el momento parece muy difícil su configuración como área residencial de una población que se traslade diariamente al área central. Sí cabe esperar la aparición de alguna nueva “industria endógena”

[2] Por supuesto, es fundamental mantener o consolidar la carga de trabajo de la Fábrica de Armas y la actividad productiva de IQN; pero, ambas empresas apenas aportan residentes a Trubia de entre sus trabajadores, aunque sí, en todo caso, un indudable valor inducido.